jueves, 14 de noviembre de 2013

La ciudad de Pisa desde los ojos de un Erasmus





Pisa era mi cuarta opción para irme de Erasmus. Al principio pensé que era demasiado pequeña y quizás no había mucho ambiente
Pero yo, que a optimista no me gana nadie pensé: Paula, te vas de Erasmus, te lo vas a pasar bien.
Conocí a Camino, cogimos un piso a ciegas y compramos un billete Madrid-Pisa. Aquí empezó nuestra vida un dieciocho de Septiembre. Nunca imaginé que iba a ser tan especial.



Vivo en un piso con cinco personas, todos mis vecinos son pakistaníes y la escalera apesta a curry desde las siete de la mañana, pero para mi,esto es un palacio.
La vida aquí es muy tranquila comparada con España. La gente va en bicicleta a todas partes y nunca llegan puntuales.

Por las mañanas vamos a la facultad donde poco a poco nos vamos enterando de más cosas, hemos conocido a personas encantadoras que nos han ayudado un montón y a profesores desagradables que nos han puesto mil dificultades por ser Erasmus, hay de todo…como en botica, nunca mejor dicho.
Una de las cosas que más valoro de la ciudad es el clima, el verano ha durado hasta Noviembre.Pero lo mejor, es la gente que he conocido.

Tengo tres amigas con las que me siento como en casa, nos encanta la calle y nos apuntamos a todo.
A veces nos damos cuenta de lo “españolas” que somos cuando empezamos a hablar a gritos en una cafetería o cuando vamos de aperitivi lingüístico y están los alemanes charlando, picoteando algo y nosotras comiendo sin perder bocado.

Por otra parte, he de decir que más que italiano estoy aprendiendo andaluz. Se ha juntado Sevilla con Córdoba y esto es el sur.
Las noches empiezan con la guitarra, sevillanas y “Córdoba tierra judía”
Incluso algún día hemos amanecido cantando en Amerigo Vespucci



En este tiempo aquí he tomado pizza al taglio, he comido helados en la rivera del Arno, me he sentado en el césped de la torre, he echado de menos mi casa, he ido en bicicleta de día y de noche, me he saltado las clases, he viajado sin billete, me han multado en un tren, me he bañado en el Mediterráneo, he ido a clases de italiano, he engordado, he tomado demasiados Invisibile alla Fragola, he firmado tres learnings diferentes, me he quejado de lo caro que era el pollo, he gastado demasiado dinero, he probado el mejor kebab de mi vida en Vettovaglie, he bebido Peroni y he sido feliz.



1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...