lunes, 23 de diciembre de 2013

Salamanca ¡Qué bonita eres!




Después de hacer y deshacer maletas, de autobuses, coches y aviones. Después de dar todos los besos que debía y después de tomarme las copas pendientes con las mejores amigas que hay en el mundo de disfrutar de mis amigas. Se acaban mis "vacaciones". Tengo vidaenviernes abandonado.

He pasado día y medio en Salamanca y lo he estirado al máximo, me ha dado tiempo a hacer (casi) todas las cosas que me gustan: 

Tiempo para viajar en autobús de noche y con lluvia. Llegar a Salamanca ver la catedral iluminada, la casa Lis y el Tormes con Manu Chao de fondo, echar de menos a Belén.

Pasar por la biblioteca de Derecho y recordar lo bien que estoy de Erasmus.



Tiempo para llegar a nuestro bar de siempre, a nuestro Central Perk y dar una sorpresa, de esas que empañan gafas. Volver a tomar copas en vaso de balón y con hielos. (Arrastrar dos maletas por el metro de Madrid tiene sentido cuando te duermes con tu mejor amiga al lado)


Tiempo para tomarme un café del Take, buscar la rana y el astronauta. Acercarme hasta el Huerto de Calixto y Melibea.
 

Volver a la facultad, el pincho de pollo-bacon-queso ,Licesio y Mónica. Tiempo de Copas (Rotas)



Visitar La Casa de las Conchas y encontrar una exposición de fotografía con frases tan geniales como estas:

Debí haber sido más atenta
Debí haberte amado más
Debí haberte llevado café y flores todas las mañanas




Existen pequeñas cosas,casi imperceptibles que están ahí,a la vista 
y disociandolas de su contexto real adquieren fuerza por si mismas


Tiempo de detalles dulces,de volver a Zacut. Salamanca es preciosa ¡hasta Zara  es especial! es un convento restaurado del siglo XVIII.


PD: Estoy muy contenta porque he sacado beneficios al blog jeje ¡cuatro cañas! El mejor camarero de Aguilar de Campoo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...