miércoles, 12 de febrero de 2014

París



Hemos pasado tres días en la ciudad de la luz, comiendo queso francés, crepes de nutella, compartiendo cama, hablando de lo mal que nos trata Farmacia, poniéndonos al día, descubriendo la ciudad e intentando hablar francés: s´íl vous plaît, merci, au revoir.


Domingo

Caminamos hacia el Pompidou, el edificio tan moderno rompe con la estética de una ciudad con fachadas blancas, tejados grises y ventanas grandes.
Nos fotografiamos en la fuente Stravinsky y callejeamos hasta la iglesia de Les Halles. París con buen tiempo y gafas de sol en pleno Febrero.

Y como unos boy scouts más llegamos a la pirámide del Louvre llena de turistas que al igual que nosotras fotografiaban cada lugar de esta plaza. Nos acomodamos en las míticas sillas del Jardín de las Tullerías y pecamos de pardillas pidiendo un café en un bar cercano.
Caminamos hacia las galerías Lafayette mientras planeábamos un posible viaje a Londres y llegamos a la Ópera.
Descansamos en las escaleras mientras un hombre tocaba la guitarra. Con el alboroto que tenían nueve españolas de veintiún años en París lo vio claro y empezó a tocar La bamba. Y empezamos a bailar. Nos moríamos de la risa mientras una japonesa nos grababa sin disimulo alguno. 

Después del show caminamos hacia Montmartre ( Para mí y para Amélie Poulain el lugar más bonito de París). Merece la pena perderse en cada callejuela de este barrio.
De casualidad nos encontramos una pared de azulejos donde estaba escrito la palabra te quiero en todos los idiomas del mundo (Place des Abbesses).


Más tarde, un bar de toldo rojo llamó mi atencíón. ¡Era el bar de la película Amélie!. Café des Deux Moulins. Serendipity, las mejores cosas llegan por casualidad.

Subimos a Sacré Couer, merendamos un crepe de nutella y anduvimos por la plaza de los pintores. Ahora ya podemos cantar esa canción de Andrés Suárez que dice:  He visto la luna en Montmartre, he visto a una niña que es madre, he visto un hombre que es mujer...

Caminamos hacía el Moulin Rouge pasando por los sex-shops. Cogimos el metro hasta el Hôtel de Ville y de vuelta al Pompidou, subimos a la última planta (gratis) y vimos París de noche con la Torre Eiffel "chispeando" a las ocho en punto y un Sacré Couer a lo lejos que parecía el Taj Mahal.


Lunes

Empezó la semana con desayuno en  L´anticafé. Es un bar muy bonito donde pagas cuatro euros y tienes buffet libre de comida, zumo de naranja y café. Si vais a París merece la pena acercarse un día hasta aquí para desayunar o merendar. 



Llegamos a Notre Dame y subimos (también gratis) para ver las mejores vistas de la ciudad.
Pasando por el puente de los candados andamos hasta el Pantheon. Almorzamos en un restaurante griego llamado Au P´tit Grec (66 rue Mouffetard) en la zona Sorbonne/Pantheon riquísimo, barato y lleno de españoles.

Para bajar la comida paseamos por los Jardines de Luxemburgo, llegando hasta la Plaza de la Concordia y continuamos hasta los Campos Elíseos con el Arco del Triunfo al final de la avenida.


Fuimos deprisa hacia la Torre Eiffel para aprovechar los últimos rayos de luz. Unas subieron a la torre y otras cogimos el metro hacia Le Marais, el barrio judío que está lleno de restaurantes. 

Cenamos en Panfoulia ( 7 Rue Sainte-Croix de la Bretonnerie) un restaurante que nos habían recomendado y estaba muy bien.



Vuelta al apartamento y a dormir, París a pie es muy cansado.


Martes

Después de desayunar en una boulangerie muy parisina llegamos a los Campos Elíseos arrastrando las maletas. 
En esa mañana nos dio tiempo a ver a los guapazos de Abercrombie, comer un dulce en Laduree y acercarnos a Notre Dame para ver la librería más bonita de todo París: Shekespeare & Companie. Esta librería aparece en la película Midnight in Paris y Before Sunset. Uno de los lugares más "mágicos" que he conocido.



La vuelta ha sido cansada. Un atasco increíble en las afueras de París, dos azafatos al más puro estilo de Los amantes pasajeros que me sacaron una sonrisa, una sorpresa en el aeropuerto de Pisa y la cara de Camino cuando entré en casa.
Gracias a todas por este viaje. A Silvia que organizó todo y Belén que encontró un apartamento barato, céntrico y precioso.

Para acabar el post felicidades al maestro Sabina y a Belén.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...