miércoles, 26 de marzo de 2014

Los amigos


Antes de coger el bus para ir al aeropuerto una de mis amigas me dijo : ¡Escribe algo en el blog, que hemos venido a verte! 

Me ha encantado la visita, a pesar de la lluvia y el frío. Me gusta hacer de anfitriona, que me oigáis hablar italiano, comer helados después de comer, mojarnos el pelo por no movernos, compartir paraguas, pasear por Luca, hacernos fotos, esperar a que escampe en la Piazza de la Signoria y ver el arco iris en la Piazza de Miracoli.


Pero realmente lo que me gusta de vosotras es lo agradecidas que sois cuando os hago el desayuno por las mañanas, los coloretes cuando lleváis dos Morettis de más, que digáis palabras en italiano, daros la "tabarra" con que quiero ir a Lisboa y que os subáis al carro, la cara de agobio que ponéis cuando os digo ¿Qué vais a hacer el próximo año? y esa contestación borde (pero con cariño):  Paula no agobies que no tenemos ni idea.



Los buenos amigos son un poco "espejo". Porque se parecen, piden lo mismo en un bar, leen los mismo blogs y comparten libros, faltan a clase los lunes y tienen resaca los domingos.

Los buenos amigos dicen las cosas claras y saben lo que estás pensando solo con mirarte, permiten que les llames con apodos ridículos, no se cansan de oír tus historias, te pasan buena música y son fieles con sus "Me gusta" en instagram, no porque salgas bien, simplemente se alegran de verte aunque sea desde el móvil.

Son las que se toman una cerveza a tu salud porque has aprobado esa asignatura que te daba dolor de cabeza y las que te desean suerte para tu último examen. Siempre confían en ti, incluso cuando es la tercera vez que te presentas al examen de conducir.

Miran tu última conexión los domingos al despertar y saben perfectamente donde has estado. Te conocen mejor que nadie y saben que "ese tipo" te gusta más de lo que dices.

Son aquellas que te preguntan por tu madre, que llegan a tu casa sin avisar y son bienvenidas, son las personas con las que tienes conversaciones serias y estúpidas y las primeras en felicitarte el día de tu cumpleaños. 
Puedes pasarte una hora sin hablar sin que ese silencio sea incómodo, se apuntan a cualquier plan y a cualquier viaje, te prestan dinero cuando estás "tiesa" y te pagan la antepenúltima para que no te vayas a casa.

Una amiga de verdad es aquella que hace un trabajo de investigación sobre cualquier cosa que te interese, te manda fotos de cualquier tontería esperando tu aprobación, las conversaciones de whatsapp están llenas de sevillanas y te dice las cosas que nadie se atreve a decirte, aunque a veces duelan.
Siempre desea lo mejor para ti.

Los buenos amigos te conocen bien, hacen ensalada sin tomate y dejan un cuarto de tarta de queso sin mermelada para que disfrutes del postre. 
Los buenos amigos son una familia que nos permitimos elegir. 



A Ana, Elena y Andrea por venir a verme. A Saray, Sonia y Marta por las ganas que tengo de verlas.


miércoles, 19 de marzo de 2014

Frankfurt


El pasado viernes volé a Frankfurt con mis amigas del Erasmus porque Ryanair "regalaba" los billetes. Hay más que currywurst y bratwurst . Hay atardeceres sobre el Eiserner Steg, rascacielos y casas de cuento,días de sol, gente alta y muy rubia, vino de manzana y cervezas en Paulsplatz.

El viaje ha merecido la pena por descubrir plazas tan bonitas como el Romerberg mezclada con rascacielos, la catedral, la Opera iluminada y la casualidad de encontrarnos un recepcionista de Ponferrada que nos advirtió que los alemanes no ponían las tapas que ponen en El Húmedo de León.
Eiserner Steg

Una de las mejores cosas del viaje ha sido el vuelo (aunque mi amiga Ana no opine lo mismo). Hemos sobrevolado los Alpes y no hemos apartado la vista de las enormes montañas llenas de nieve con pequeños pueblos entre ellas. Allí debe hacer más frío que en Aguilar.¡Qué ya es decir!


Paulsplatz

De vuelta a Pisa he ido a hacer una compra grande porque tengo tres bocas que alimentar esta semana. Me acabo de quedar dormida con mis compañeros de piso, los mismos que anoche me arropaban deseándome suerte para mi examen.
He leído el artículo que compartió en Facebook mi amiga Ana sobre el Erasmus mientras escucho Un buen día, de Los Planetas. Este es mi plan para hoy, pasarme el día en pijama entre Urquijo y Los Secretos, recoger la ropa del tendal, hacer otra cafetera, cocinar pollo a la cerveza y engañar a alguien para ver Hacia rutas salvajes. El placer de no hacer nada.


miércoles, 12 de marzo de 2014

EL verano


Sale un poco de sol y me lo creo. Otra vez me vuelvo a quemar.
Zubi saca su nueva colección, Mimoki llena su página de tocados anunciando temporada de bodas y yo cuento los días para que llegue el buen tiempo ( esta vez para quedarse ). El verano nos hace ser más felices.

Varadero Pouch. ZUBI


No existe más que una estación: el verano. Es tan hermosa que las otras giran a su alrededor. El otoño evoca el verano, el invierno lo invoca y la primavera lo envidia. – Ennio Flaiano 


Cerveza acompañada de aceitunas, olas del Sardinero, piedras, tormentas de verano, arena, faldas cortas, camisetas de tirantes y manos morenas. Los anuncios de Estrella Damm en plenos exámenes que crean altas expectativas. Enseñar el norte, descubrir el sur, los placeres de Tarifa y el quince de agosto.





Tarifa: gafas polarizadas, camisetas sin mangas, kitesurf y juerga loca. MLP

Pecas, sandias, hamacas y siestas de piscina. Manteles de colores y cenas en terraza que acaban tarde y con mojitos. La ducha después de un día de sol. El verano es libertad y pies descalzos.
Es gazpacho, bocata de tortilla y ensaladilla rusa en tupper. También son noches de invierno donde lees al Guardián y te teletransporta al Puntal o a cualquier chiringuito en una isla del Mediterráneo.

Las verbenas de pueblo en las que no paras de bailar y la obligación de volver a ver Primos antes de pasar un día en Comillas. Los helados post-playa y el after sun. También es esa amiga que se pone mucho más morena que tú, y la rabia que da. Instagram (top del postureo veraniego) lleno de arena y mar, por la calle tendederos con toallas y bikinis.



Los que vivimos en el norte sabemos que el verano también son días nublados y terraza con cazadora vaquera. Mientras tanto, para hacer la espera más llevadera jugaré a las palas en el pasillo de casa para decidir quien baja la basura y me colaré en la terraza de mis amigos para tomar el sol. Eso si, la próxima vez me echo crema.

miércoles, 5 de marzo de 2014

Cuando Marzo mayea


Marzo trae la primavera, el mercadillo de los sábados donde venden flores, un viaje a Alemania, visitas, clases de “aprender a ahorrar”, días más largos, gintonic en terraza, un poco de sol, alguna nube, días grises y otros en los que no paras de reír. Que suene Leiva.

Un nuevo compañero de piso. Tiendas llenas de sandalias y escotes en la espalda. Escaparates que anuncian bañadores.
Marzo trae conciertos, un examen, seis asignaturas que empiezan. Nuevos viajes y nuevas oportunidades.
Her, ¡Qué ganas de verla!


Clarilou y sus ilustraciones a través de esa ventanita que es instagram




Pero Marzo también trae despedidas con tarta de queso, cumpleaños con vistas al mar, un calendario para tachar los días que faltan para que vuelvas.

Te espero en abril con la maleta preparada para más viajes. Un poco de norte con un poco de sur. Ser capaces de despertarnos con resaca y planificar un viaje a Tailandia con escala en Moscú y alegrarte porque te da tiempo a ver el Kremlin.
Obviamente ni vamos a ir a Tailandia, ni tenemos tiempo y mucho menos dinero. Pero tenemos ratos como estos en los que me dices que podemos alquilar una moto, que tu conduces y yo acepto a pesar del miedo que me da. 
Feliz cumpleaños


lunes, 3 de marzo de 2014

Venecia




Dice un amigo mío que cuando viajas hay que “empaparse”. Razón no le falta.
El pasado fin de semana hicimos un viaje a medias, sin tiempo para “empaparnos” a pesar de la lluvia.

El viernes callejeamos por Verona, ciudad bonita donde las haya. Nos hicimos fotos en la Casa di Giulietta y como sigue la tradición le tocamos la teta derecha para tener suerte en el amor.
Vimos El Arena y nos acomodamos en la Piazza delle Erbe donde comimos un panino al sol de Febrero en medio de un mercadillo lleno de máscaras de carnaval.
Pagamos un café un poco caro por no movernos de la plaza y callejeamos Verona hasta el Ponte di Pietra.

Por la noche lo de siempre: música, ESN de todo Italia, muchos españoles y algunas copas. Lo malo vino a la mañana después cuando tocó despertarse con cuatro horas dormidas.
Después de una ducha, un café y un poco de maquillaje estábamos como nuevas ¡Qué suerte tener veintitantos!

Subimos en un barco cargado de Erasmus y mucho vino. Así pasaron cuatro horas: conociendo gente, cantando, bailando, con máscaras, confeti y megáfonos. A nuestra derecha la ciudad de Venecia, impresionante.

Y con la “colazione” (esto también lo dice mi amigo el de “empaparse”) llegamos a Burano. Es una isla vecina de Venecia llena de casitas de colores, puentes y canales.

Venecia nos recibió con lluvia y con el tiempo justo.
Con los vinos y las prisas vimos el Puente de los suspiros, la Plaza de San Marcos y su basílica, disfraces, el Puente de Rialto con su mercado y el Gran Canal. A pesar de que estaba abarrotado de gente la vista desde el Puente Rialto me pareció preciosa.



Vuelta a Padova, más fiesta y más de lo mismo. A la mañana siguiente más sueño todavía.
Intentamos volver a Venecia pero los trenes estaban a tope y no teníamos ganas de pelearnos para montar, así que optamos por la opción mas fácil. Mcdonalds, cervezas y sol. Y así nos pasamos la mañana disfrutando de la conversación, del sol y de los amigos.

Un finde cansadísimo , muy divertido y ganas de volver a Venecia para empaparnos de verdad.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...