miércoles, 19 de marzo de 2014

Frankfurt


El pasado viernes volé a Frankfurt con mis amigas del Erasmus porque Ryanair "regalaba" los billetes. Hay más que currywurst y bratwurst . Hay atardeceres sobre el Eiserner Steg, rascacielos y casas de cuento,días de sol, gente alta y muy rubia, vino de manzana y cervezas en Paulsplatz.

El viaje ha merecido la pena por descubrir plazas tan bonitas como el Romerberg mezclada con rascacielos, la catedral, la Opera iluminada y la casualidad de encontrarnos un recepcionista de Ponferrada que nos advirtió que los alemanes no ponían las tapas que ponen en El Húmedo de León.
Eiserner Steg

Una de las mejores cosas del viaje ha sido el vuelo (aunque mi amiga Ana no opine lo mismo). Hemos sobrevolado los Alpes y no hemos apartado la vista de las enormes montañas llenas de nieve con pequeños pueblos entre ellas. Allí debe hacer más frío que en Aguilar.¡Qué ya es decir!


Paulsplatz

De vuelta a Pisa he ido a hacer una compra grande porque tengo tres bocas que alimentar esta semana. Me acabo de quedar dormida con mis compañeros de piso, los mismos que anoche me arropaban deseándome suerte para mi examen.
He leído el artículo que compartió en Facebook mi amiga Ana sobre el Erasmus mientras escucho Un buen día, de Los Planetas. Este es mi plan para hoy, pasarme el día en pijama entre Urquijo y Los Secretos, recoger la ropa del tendal, hacer otra cafetera, cocinar pollo a la cerveza y engañar a alguien para ver Hacia rutas salvajes. El placer de no hacer nada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...