lunes, 3 de noviembre de 2014

Un finde en Madrid


El pasado finde (largo) viajé a Madrid. Me gusta la ciudad porque siempre hay un plan pendiente y porque algunas de las personas que más quiero viven allí.

Compartí Bla bla car con un bombero que me dio una clase teórica para saber actuar en un incendio, paseé por la ciudad hasta que me salieron ampollas, me reí viendo fotos del pasado, me perdí y me encontré, tomé cafés de terraza, comí sin remordimientos y disfruté de un fin de semana para el recuerdo.


Recorrí Malasaña de día y de noche, tomé café en La Manuela, disfruté del encanto de lo cutre en bares como El Palentino o Casa Camacho, bailé, canté, tomé copas, disfruté de mis amigos y de las estupideces que nos hacen reír durante horas.


Desayuné en el Kiosco del Pan (C/D.Ramón de la Cruz 67) una cafetería-panadería donde todos los dulces tenían una pinta tremenda: tartas caseras, panes, bollería artesanal... Para merendar o pegarte un desayuno en condiciones en un lugar tranquilo y agradable donde huele a café y pan recién hecho.
Descubrí este lugar gracias al blog De mi mano de Alejandra Corsini quien habla de los últimos locales que han abierto en Madrid.


He disfrutado musicalmente hablando con el Dj Set de Sidonie que organizó Fanstastic el pasado miércoles en la Sala Clamores y con el musical de El rey león (el motivo principal del viaje). No iba nada convencida, pensé que iba a ser demasiado infantil o demasiado largo y me encontré a mi misma emocionada como una niña recordando la película de Disney que tantas veces había visto. La puesta en escena y el vestuario son increíbles.

Comí en Saporemun restaurante genial por cuatro razones. La comida fue rica, sana y en cantidades justas, la decoración, el menú barato y los camareros encantadores.


Gracias a mi amiga Marta descubrí White&One y conocí la famosa Federica & Co de Federica Barbaranelli una italiana de Roma que abrió este espacio en el céntrico barrio de Salamanca.
Este jardín de cuento alberga diferentes tiendas como Yellow & Stone, Mimoki, The flying cow o Luna de Plata. Es un lugar precioso, la decoración está cuidada al detalle, desde la bicicleta con flores que anuncia la entrada a este jardín mágico de la Calle Hermosilla hasta el último de sus rincones. ¡No te puedes ir de Madrid sin conocerlo!

Foto de Vogue
Leí y apunté esta frase de Cara Delevingne y me la repetí constantemente: Abraza tus rarezas.

Pasee por el madrileño parque del Retiro disfrutando del famoso veroño hasta El Palacio de Cristal y terminé mi viaje con un brunch en La Gringa ( de los dueños de La Carmencita, situado a veinte metros de este) . Ahora, ya en casa y con la maleta deshecha sigo pensando en los huevos benedictinos que desayuné. ¡Gloriosos! 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...